jueves, 4 de julio de 2013

Pero no.

Hace tiempo solía montar conciertos en Asturias. Así estuve unos cinco o seis años, creo. De hecho, llegué a ser el programador fijo en una Sala de Avilés durante una temporada.

Supongo que por afición, mayormente, y por intentar hacer de Asturias, y de Avilés, un sitio menos gris. Seguramente no lo logré la mayoría de las veces, pero al menos lo intenté y disfruté mucho.Y ,¡qué cojones!, algunos de vosotros también.

Además, ayudar a gente que va de gira y poner en contacto a bandas locales con gente de fuera, es algo que me llenaba. Realmente no paraba y me sentía de puta madre pese a las palizas que me daba.

En un principio sólo eran conciertos de punk y de hardcore. Sin embargo, poco a poco empecé a cerrar fechas de hard rock, Hip hop o Electrónica . De hecho en una ocasión monté un concierto, en la Sala donde trabajaba, solo de bandas asturianas en plan "pop".Como siempre, lo empecé a mover entre la gente supuestamente interesada.

Mi memoria, como el pelo en la cabeza, va diminuyendo tremendamente. He tirado de Google y  el bolo al que me refiero era:  BUBBLEGUM, INDIENELLA y SONIDO ALFREDO. Los segundos creo que presentaban disco y el concierto valía la pasmosa cifra de 5 ecus de mierda pop. Todo un lujo, en mi humilde opinión.

En Indienella tocaba Luis Mayo, un referente underground en Asturias desde comienzos de los noventa. El tema es que, cuando empecé a informar a la gente de Avilés potencialmente asistente al bolo, una chica que estaba metida en el mundillo me comentó varias veces que ese día iba fijo a la Sala, que conocía a Luis mayo y no podía faltar. Esto me lo debió repetir unas 15 veces, como el que se pone medallas para desfilar. No sé si me explico.

El mismo día del concierto, tomándome una cerveza, me la volví a encontrar con su grupo de amigos.Cuando me dirigí a ellos y les dije que si nos veiamos en el concierto,  la chica en cuestión me miró y me soltó: "Yo paso de ver a medianías, sólo voy a ver a los mejores y por eso voy al FIB de Benicassim".



La frase de la protagonista de esta historia de mierda no se me olvidará en la puta vida.



 Podría, a partir de aquí, escribir lo que opino sobre los grandes festivales o sobre la extinción del circuito musical en salas pequeñas, pero no.


Tan sólo quiero dejar constancia de que, cuando me enteré de que el FIB tal vez no se celebre, únicamente pude pensar: "Jódete, puta".

Eso es todo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario